lunes, 7 de noviembre de 2011

Pentagrama de vida


Te tengo, tengo tus colores incrustados en mis venas
Corren por mi cuerpo, laten, sienten, se expresan
Rugen en tus desniveles locura, paz, amores, aventuras
Ríos densos que parecen lava rodean mis pies
Se vuelven pantanos y me tragan entera
Y ahora sufro sus penas.

Van brincando en alegres piruetas voces de vidas nuevas
Huelo el aroma de un amor perdido en jaulas carceleras
Gritan los remolinos enredados en mi cuello
Son glorias al cielo, mantras, rezos, religión corajuda
Deseando obtener cordura de tanta historia fantástica
Y yo solo encuentro cobijo en tus versos,
En tu cuerpo plano, en tu vitalidad onírica
Que se escapa de un vaivén de polleras árabes
Del agitar rebelde de tus pelos en un mar de sudor penetrante
Encuentro el amor enceguecido de un actor de novela
Porque me engatusa el sonido de un violín pervertido, agudo, vibrante
Que se esconde tras el vapor de una noche menguante
En mi pasión delirante, en mi cariño de amante.

Te tengo, te uso, te despojo íntegro bajo mi oído enfermizo
Rimas siniestras me abrazan en fabuloso hechizo.
Te veo en la figura que describe tu palabra agobiante
Como amigo, como estandarte, como pobre vendedor ambulante
Destinado a crear por siempre en mi obsesión amenazante.
¡Pasión! grito a mis adentros por miedo a que me juzguen
No sé a quiénes aun, ¿Las almas pobres?, ¿Críticos rastreros?
El placer de endulzar mis paladares auditivos con la fruta más dulce,
Dulce ambrosía que derrite el alma, que provee calma
Que desata frenesí pero el corazón aclama
Y tu sabiduría es infinita, su creación casi anciana
Como el néctar es a la flor, la música es a la vida el NIRVANA   ; )


2 comentarios:

  1. Aunque no siempre escriba me gustan tus poesías, Euge. Cada día escribes mejor :)

    ResponderEliminar

Reacciona!