domingo, 23 de diciembre de 2012

Tu dulce existencia.



 
 Mientras esperan lluvias de meteoritos
yo  observo tus ojos y me endulzo en su caramelo.
Mientras el mundo busca turno por una sensación
yo beso tus manos y soy sensible.
Mientras la paz se compra por millones
Yo encuentro la mía en tu existencia,
y en los labios que junto a los míos riman.
Hay un plano existencial en cada mirada compartida,
en cada sueño en el que te observo,
en cada beso que aun no comprendes,
en cada caricia de seda que me une a tu cuerpo,
en cada vez que resumo la historia de tu venida
y vuelvo a mirarte…

3 comentarios:

  1. Enhorabuena, Eugenia! ;)

    Seguro que a tu hija, cuando dentro de unos años lea estas palabras, se emocionará con ellas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Reacciona!